02 febrero 2012

BICICLETAS Y BICICLETAS (Itinerantes)

Bajo la gestión de Isidoro espacio de Arte comienza a rodar Bicicletas y Bicicletas.



la muestra podra verse en el S.U.M. de Bahia Blanca a partr del dia 13 de febrero, 4 de marzo en Oliva Dys espacio de Arte (Azul), 22 de abril en el CC San Jose de Olavarria y en junio en el Museo Mulazzi de Tres Arroyos

Desde el aciago año de 1976, en la Argentina, la palabra bicicleta se enriquece –o empobrece- con una nueva significación vinculada a las oscuras maniobras financieras urdidas en esa época y de ahí en más, claro. Mercado de divisas, títulos públicos y la célebre indexación permiten que algunos “afortunados” ingresen en el circuito especulativo con progresión a cifras cada vez mayores, bautizado popularmente como “bicicleta financiera”. Entonces, la palabra bicicleta se transformó en un eufemismo para definir maniobras tendientes a demorar o eludir pagos o deudas; bicicletear, o su sinónimo pedalear, la dilación en forma general y bicicletero al sujeto de tales hazañas.

Por suerte, ya en tiempos muchos más recientes, la bicicleta recupera su significación literal gracias a los nuevos valores de vida sana y ecología. En este sentido, la conservación del uso de la bicicleta es uno de los aciertos de la actualidad. Sin dejar de ser un artefacto mecánico y dinámico ofrece la complacencia de lo natural en medio del ajetreo urbano. Modesta y servicial, permanece en su diseño sin pretensiones: un cuadro, dos ruedas, un manubrio; cualquier chico habilidoso es capaz de desarmarla, subir el asiento, inflar sus gomas o emparchar sus cámaras. Y a todo esto, duerme en casa, aligera los mandados y nos concede horas de exquisito paseo al aire libre.


Uno de los capítulos de su biografía parece menor pero no lo es: su aprendizaje. Domar ese caballito metálico ha sido para algunos motivo de laboriosa conquista ya que el equilibrio se consigue a base de escolares impulsos. Y la primera marcha, cuando se logra, es una experiencia, de verdad, gloriosa. ¿Cómo andar sobre dos ruedas? ¿Qué poder invisible sostiene al argonauta? La fatigada mano del padre o el tío cede agradecido (ley física o ángel) la tutoría del andar. Y luego las curvas, las leves inclinaciones del cuerpo, la velocidad, el juego, soltar las manos y todas las piruetas, en fin, la maestría. ¡El arte de andar en bicicleta!

Desde el torpe velocípedo hasta las aerodinámicas, la bicicleta muestra variedad de estilos. Ahora se las admira por su estética minimalista, pero antes las bicicleterías exhibían una copiosa gama de adminículos para el adorno y la admiración. Se recordarán las cintas volanderas, los anillos plásticos en los rayos monótonos, las calcomanías, las bocinas y timbres, las dínamos que alimentaban la vacilante luz de los focos. Sí, es verdad, era la época de los colectivos fileteados, los camiones con escrituras ingeniosas y los autos con paragolpes dignos de una cancel.

Bien, para no abusar o bicicletear con palabras elásticas a punto de perder el equilibrio o estrellarse contra el buen tono, la bicicleta es el motivo de reflexión para cuatro artistas plásticos de la provincia de Buenos Aires. Son ellos:

Nicolás Hernandorena. Nace en Necochea y vive en Tandil. Egresado del Instituto de Profesorado de Arte Tandil. Ha participado de numerosos salones y muestras colectivas e individuales, a nivel local, regional y nacional, con algunas incursiones como ilustrador de obras literarias y pintura mural. Obtiene en 2009 el Premio Estímulo en el Salón Pequeño Formato del Museo Municipal de Bellas Artes Tandil; en 2009 el 3º Premio en Pintura en el III Salón Provincial de Pintura – Necochea; y en 2007 el 1º Premio Dibujo en el Salón “Universo Soriano” de la UNCPBA en Tandil.








Cielo Mejías. Nace en Necochea, y vive en Tandil. Es egresada del Instituto Profesorado de Arte de Tandil en 2007, con Orientación en Pintura. Ha participado en diferentes salones regionales y nacionales y de exposiciones grupales. Obtiene en 2009 el “Premio estimulo” en el Salón de Pintura del Banco Provincia de Buenos Aires; en 2008 mención especial en pintura en el Salón “Álvaro Yunque”, Tandil; en 2008; participa en el Salón Ave de Raza, Rauch y en el Salón Pequeño Formato en Vicente López.







Osvaldo Morua. Nace y reside en la ciudad de Azul. Estudia en el taller de Jorge Melo y también la carrera de Arquitectura en la Universidad de La Plata hasta tercer año. Es Profesor Nacional de Dibujo y Pintura. Ha participado en diferentes salones regionales y nacionales y de exposiciones grupales. Obtiene en 1988 el 1º Premio Universidad Nacional del Centro (Dibujo); en 1992 el 1º Premio en el Salón Nacional Azul (Dibujo); en 2000 el 1º Premio Salón Nacional de Arte Sacro-Tandil y en 2009 el Primer Premio Salon Nacional Pequeño Formato-Tandil.







Guillermina Victoria Nace y reside en la ciudad de Coronel Suárez.

Cursó sus estudios de Maestro Nacional de Dibujo en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano.
Expuso sus obras en numerosas muestras colectivas e individuales.
Su trabajo ha sido premiado en diversos salones nacionales y provinciales.
A logrado proyectarse a nivel internacional a través de ALAS, Asociación Latinoamericana de Sociología y de Arte in Movimiento Europa.
Artista de Isidoro espacio de Arte
 







Curaduría: Mauricio Nizzero
Gestión: Isidoro –espacio de Arte

1 comentario:

Dora Inés Cortón dijo...

Precioso el blog. Un orgullo. Felicitaciones!